Del libro “ARS POÉTICA”

 

El niño ovillado del poema

duerme

sus músculos se estremecen

como si atravesara algún miedo

 

La liebre perseguida del poema

y nuestro instinto perro de cacería

 

La forma fruta del poema

su aroma en lo más alto del árbol

inalcanzable

 

Senos que desaparecen en la boca

pata de cabra

corazonada

voz tan extraña la del poema

foto en la que sonreímos a veces

sábana donde queda nuestra sombra

arroz humeante

y casa

 

Del libro “CICATRIZ DE ORO”

 

Es tan bella la vida

que a veces

soy más triste que la tristeza

 

Tan bella la vida

y tan sombra

nada se le resiste

ni la muerte más urgida

ni la lumbre donde nacen las piedras más hermosas

 

Tan bella la vida y tan ardua

y qué historias se inventa

tan llenas de adioses

 

Qué extraña gracia tiene la vida

calor del cuerpo amado

y voces sonrisas canciones

que se olvidan poco a poco

y ojos que miran siempre y son mirados

 

Del libro “SALÓN DOGVILLE”

 

vas al corazón acelerado de los sueños

cruzas túneles temibles

y también

qué casualidad

el cuerpo de una mujer

engatillado en la palmada

repentina de una droga

vas contigo mismo sin saber cómo

sucesión de elefantes

sucesión circular de elefantes

y tú

en medio

desnudo

sin volar siquiera

sin entender cómo ofrece la flor su íntimo aroma

a la mano torpe que la corta para su amada

y la amada que llora porque

no ha pensado en la muerte

-se le olvidó-

 

enormes patas de elefante

avanzan sobre el fango

 

De “UN LIBRO DE VOCES”

La voz de la vida

 

Es una montaña copular

con hambre y con sed de días

con mis ojos sordos que sueñan

copular con cien mil seres

de cien mil especies

lentamente

sin angustia

para ir lejos

ignoro adónde

con el espejo erguido de mis genitales

copular

con el horno

cóncavo

de mis genitales

y el entrecejo alucinado

y el aire principio

y los pulmones fin

copular

para ir lejos

ignoro adónde

 

Del libro “VERSOS Y REVERSOS”

 

De nuevo le pongo ropa y zapatos

a mi desnudísima desnudez

y estoy de vuelta en la conversación del mundo

probando la hilera harto conocida de los dientes

 

Ahí están las personas

bañadas por la luz del sol

ahí están las calles

más o menos en su lugar

y la intensidad del calcio

en alguna mujer que se asoma

a los bellos balcones

de sus carnes

 

Doblo la esquina

y doblo las sombras

de árboles cables nubes

 

Todo se mueve en la constelación del día

pero yo estoy quieto

con la fijeza de una llama que se alarga

 

Estoy quieto en la mitad sagrada de mi cráneo

y solitario en la penumbra de sus infinitas estancias

estoy de blanco humus por negro verbo

enteradísimo que estar o no estar

significan exactamente lo mismo

 

Del libro “EL QUE CRITICA PIERDE”

 

Sin duda me corresponde decir que soy bueno

que estoy en lo correcto siempre a pesar de mí

y elijo con uno de mis dedos imperfectos a las personas que quiero cerca

y me equivoco

y siento a mi mesa al triste al solo al perdido

a todo aquel que cuando pueda me sacará los ojos

pero qué voy a decir yo de sinceridades

si también he robado el pan recién salido del horno

y he matado amores que eran

y he sido un don nadie asustado entre sueños

será porque ahora me resulta difícil

pararme del otro lado

sin convertirme en uno de esos canallas que tanto odié