Del libro “AYAHUASCA”

 

Siempre hay un día inalcanzable

un secreto que ya no escucharemos

 

Es del humano no llegar siempre

no decir el fondo

no rodear por completo lo que quiere

 

Salimos de lo inacabado

y aun nos conmueve la contienda de las plantas por la luz

Tenemos peso talla sombra

roca abrazada por la maleza

tronco antiguo que brotó para retar al cielo

animal nocturno que hunde sus garras

en el sueño de otro animal

 

Para qué hablar de aquello que sabemos

fardo que acumulamos los mortales

acercamientos que tenemos con las bocas y los muslos

para qué repetir que ya vivimos lo que ha de pasar

si nos dirigimos hacia el único unido

hacia el infinito que rebosa

si estamos para ser su huella su horma

 

Ya viene en lo ajeno

el deseo de unificarnos

días que salen de un vientre enamorado

felicidad de la piedra que asume como suya

la apariencia que el río decidió para ella